Inmo-Ener. Especialistas en el Sector Inmobiliario y Energético
Blog

¿Es posible ahorrar en la factura de la luz?

Siguiendo estos sencillos consejos, conseguirás reducir tu factura:

1. Luz natural: aprovechar al máximo todas las horas de sol con las cortinas y persianas abiertas para que entre la luz natural. De esta manera, se evita tener la luz encendida si no es estrictamente necesaria o no se utiliza.

2. Menos bombillas y apostar por las LED: la tipología de bombillas repercute notablemente en la factura de la luz y las de LED permiten un ahorro de más del 80%, pues necesitan mucha menos energía para su funcionamiento y la cantidad de luz que dan es la misma. Además, duran de media 9 años, frente al año y medio de las bombillas tradicionales, y son más eficientes. «Otra buena práctica es reducir el número de bombillas por estancias, ya que en muchas ocasiones una lámpara tiene más de las necesarias o hay dos focos de luz muy seguidos. Se pueden eliminar algunas de estas bombillas o, en lugar de dos, utilizar una sola pero más potente, que consume menos», aclara el estudio.

3. Prácticas de ahorro en dispositivos electrónicos: en este sentido, algunos trucos prácticos son cargar la batería al completo y en modo avión, no dejar los aparatos eléctricos en modo ‘standby’ o sustituir pantallas normales por LCD.

4. Potencia real frente a la potencia contratada: normalmente, asegura UCI, la potencia eléctrica contratada es mayor a la necesidad real de consumo de un hogar, pagando un coste superior al que realmente se necesita. «Por tanto, es recomendable revisar la potencia de electricidad contratada, es decir el número de aparatos que se pueden tener enchufados al mismo tiempo sin que salte la luz. ¿Cómo? Sumando el gasto de todos los aparatos eléctricos del hogar y a partir de esta suma contratar la potencia necesaria», aclara. En líneas generales, la calefacción eléctrica necesita entre 1.000 y 2.000W de potencia (aunque si es calefacción de bajo consumo, la cifra baja a 400-800W), mientras que el horno, la lavadora y el lavavajillas son los electrodomésticos que más potencia necesitan, con 1.200–2.200W, 1.500W y 2.200W, respectivamente.

5. Tarifa de discriminación horaria: tanto para hogares con tarifa regulada o PVPC como para los que ajustan su factura eléctrica según el mercado libre, es posible contar con las ventajas de discriminación horaria. «Se trata de concentrar una gran parte del consumo eléctrico (al menos el 30%) en una franja horaria que va de las 22h hasta las 12h todo el año y desde las 23h a las 13h en verano. Estas serían, por tanto, las mejores horas para poner la lavadora o el lavavajillas, cocinar o cargar los dispositivos electrónicos, y evitar las horas normalmente más caras (14-17h y 21-22h). En los hogares con tarifa PVPC, es mejor concentrar el consumo eléctrico el fin de semana, que suele ser más económico», explica UCI.

6. Uso eficiente en calefacciones eléctricas: La temperatura ideal está en torno a los 19-21 grados y se recomienda no sobrepasar los 16º por la noche. Además, es recomendable el uso de termostatos automáticos de regulación de temperatura, así como vestir en casa con ropa acorde al invierno y no tener encendidos los radiadores de estancias que no se utilicen habitualmente. Es necesario recordar que, de media, por cada grado menos se ahorra entre un 7-11% de la energía.

7. Buen uso de los electrodomésticos en la cocina: estos aparatos suponen un importante gasto en la factura eléctrica y con pequeños trucos se puede reducir esta cuantía. Entre ellos están:

  • No abusar del uso del horno para cocinar, pues es uno de los electrodomésticos de mayor consumo. Cuando se utilice, no abrirlo varias veces porque pierde temperatura y gasta más al tener que calentarse de nuevo.
  • Aprovechar calor residual de la vitrocerámica y el fuego, apagándolo unos minutos antes de que la comida esté lista.
  • Evitar abrir y cerrar el frigorífico con mucha frecuencia y mantenerlo en una temperatura de 5º para refrigeración y -18º para congelación.
  • A la hora de lavar la ropa, poner la lavadora a una temperatura entre 40-60º implica un ahorro del 40%.

visto en: www.idealista.com

 

Related posts

Alquiler con opción a compra: ¿cómo funciona?

ignacio

Cómo calcular los metros cuadrados de un inmueble

ignacio

La venta de viviendas sigue en un momento dulce: crece en 24 de los últimos 25 meses

ignacio